martes, 10 de abril de 2012

Aprender a través de la construcción de prototipos

La utilización de prototipos debería ser una practica a adoptar por parte de muchos directivos. Si bien no es el modo tradicional en que las compañías han abordado el lanzamiento de nuevas soluciones, y pese a que muchos crean que se trata de una moda pasajera, en mi opinión, al igual que el "management" aprendió nuevas técnicas para asegurar la calidad de los productos, ahora es imperativo  adoptar herramientas que ayuden a las organizaciones a innovar con éxito. Si bien es cierto que muchas empresas, especialmente de producto, realizan prototipos finales antes del lanzamiento, el enfoque que planteo es sustancialmente diferente, y debería afectar a muchas más, independientemente del sector y el tamaño.


Se trata de aprender de manera iterativa, a partir de la construcción de diferentes versiones de prototipos, que son testados o utilizados para obtener "feedback" directo de diversos actores, que de un modo u otro están relacionados con el proyecto, pudiendo tratarse de clientes, usuarios, productores o distribuidores por nombrar a algunos. Estos prototipos, que suelen ser muy rudimentarios en las iteraciones iniciales, son instrumentos que nos permiten validar suposiciones y iniciar una espiral de aprendizaje que debe llevarnos a minimizar el riesgo de lanzar esa nueva solución. 

¿Qué es un prototipo?

Como sucede en tantas ocasiones es aventurado restringir un concepto a una simple definición. Pese a aceptar las limitaciones que esto supone, podemos decir que un prototipo es cualquier tipo de representación de un producto, servicio, proceso o sistema, que se está diseñando con el fin de dar respuesta a un reto. Esta representación puede hacer referencia a una o más dimensiones. 

Tipos de prototipos:

A la hora de clasificar los prototipos podemos hacerlo con varios enfoques. Por ejemplo podemos distinguir entre tres tipos diferentes de prototipos en función de su grado de detalle. Siguiendo este criterio tenemos prototipos de inspiración, de evolución y de validación. Los primeros son representaciones de baja resolución, por lo general baratos y muy rudimentarios, a partir de aquí se intentan validar suposiciones referentes a necesidades, rentabilidad y viabilidad . Aunque en esta primera iteración el foco debe estar en las necesidades de los clientes, es decir en el nivel de deseo que la solución genera entre el segmento a quien pretendemos servir. 

A medida que se va obteniendo nueva información se van evolucionando los prototipos, logrando mayor resolución y nivel de detalle. Los de evolución pueden incorporar ya elementos funcionales, aunque sea de manera parcial. El siguiente paso es la construcción de los prototipos de validación, estos  incorporan ya todas las funciones en caso de hablar de producto, o incluyen todos los detalles si nos referimos a servicios o modelos de negocio. Son representaciones finales de la solución que pretendemos lanzar al mercado, por lo tanto su nivel de detalle es absoluto. Son utilizados para realizar los tests definitivos antes del lanzamiento final.

Otro modo de clasificarlos es a través de dos dimensiones. La primera dimensión es el grado en que un prototipo es una representación física o conceptual de la realidad. Los prototipos físicos son elementos tangibles, mientras que los conceptuales son representaciones intangibles como por ejemplo, simulaciones por ordenador. La segunda dimensión hace referencia al grado en que un prototipo es una representación global o parcial de la solución final. Al hablar de global debe entenderse que el prototipo incluye todos los atributos del producto o servicio, mientras que un prototipo parcial se centra sólo en algunos de esos atributos.

Objetivos de los prototipos:

La construcción de prototipos persigue diferentes objetivos. Pero entre los más importantes destacan los siguientes:

  • Comunicar
  • Aprender
  • Explorar
  • Integrar

A través de un prototipo podemos comunicarnos de modo más efectivo con los clientes o con el resto de miembros del equipo. Es un modo de dar forma a los pensamientos y a las palabras para construir un lenguaje común. Así logramos reducir el espacio para posibles interpretaciones. A partir de esta comunicación podemos aprender, lograr "feedback" e impresiones sobre lo que la solución genera en aquellos a quienes se la presentamos, y vamos validando o descartando suposiciones.


Es una herramienta fantástica para explorar, a medida que vamos aprendiendo, y hacer que la solución vaya evolucionando. Esta exploración se traduce en buscar nuevas oportunidades que tal vez no habían sido tenidas en cuenta inicialmente pero que al construir sobre ese lenguaje común, compartir y comunicar , logramos que afloren. El último de los objetivos es el de integrar el conocimiento de los diferentes departamentos y "stakeholders" involucrados con la solución final. Por eso es importante la creación de equipos multidisciplinares, la cocreación con clientes y testar de manera iterativa los diferentes prototipos.


Para terminar quisiera insistir en la idea de que no sólo los productos pueden ser representados en prototipos. Existen diferentes modos para construir también prototipos de servicios, modelos de negocio o experiencias de usuario. A mi modo de ver las empresas deberían dedicar más tiempo a evolucionar su oferta de manera iterativa. Esto permite lograr aprendizajes en estadios iniciales, cuando todavía no se ha invertido mucho dinero y cuando se está a tiempo de realizar modificaciones. Si esperamos a construir prototipos muy evolucionados y descubrimos que algunas de las suposiciones sobre las que se basa el nuevo concepto son erróneas, seremos cautivos de las grandes inversiones realizadas, y viviremos esa situación como un fracaso, en lugar de como una oportunidad para aprender.

6 comentarios:

  1. Hola Xavier,

    Totalmente cierto lo que dices en tu post!

    Personalmente tengo la satisfacción de haber implementado un proyecto de empresa que ha utilizado y mantiene el concepto de "Launch & Learn" mediante el cual dimos a luz un servicio de auto-distribución digital de música operando desde un prototipo el cual hemos ido mejorando en función del aprendizaje continuo que su uso nos aporta. El resultado ha sido la concepción de un nuevo servicio que estamos a punto de lanzar con las innovaciones y mejoras implementadas.

    Lo que sí puedo comentar es que este tipo de estrategias requieren grandes inversiones iniciales y abarcan periodos de desarrollo más largos que las estrategias convencionales, lo cual ha veces puede penalizar en las fases de rondas de financiación posteriores dado que el crecimiento del volumen de negocio no siempre es el idoneo y atractivo para las firmas de capital.

    Pero evidentemente si se logra concebir un producto-servicio competitivo y afín a las necesidades del mercado, esto siempre es una buena base para el despegue de la empresa.

    Un saludo a todos,

    José Luis Zagazeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis,

      Muy interesante lo del concepto "launch & learn" como mecanismo para aprender en condiciones reales de mercado. Respecto a que estas estrategias requieran inversiones iniciales más elevadas no es algo que comparta, aunque puede ser que se me escape algún elemento específico de vuestro caso.

      Muchas gracias por comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Buenas tardes Xavier,
    Otra fantástica entrada. Para nosotros, Tandem, como empresa de ideación, creación e implementación de productos para terceros, es fundamental hacer entender al cliente que no debe saltarse ningún prototipo en todo el proceso. El coste de las maquetas, prototipos de concepto y prototipos técnicos, hoy en día, no suponen ni un 3% del coste que supone lanzar un nuevo producto al mercado. La información que se extrae del análisis de los mismos es fundamental para garantizar el éxito del proyecto/producto. Más de un proyecto lo hemos iniciado realizando maquetas de concepto (cartón, dm, espumas, papel, etc,) para analizar el posicionamiento de componentes, ergonomía de montaje, ergonomía de uso,... antes de generar conceptos de diseño del producto.
    Saludos
    Julio Castrillo

    ResponderEliminar
  3. Hola Julio,

    Muchas gracias por tu comentario. Lo que comentas es exactamente lo que quería transmitir, aunque tus has necesitado muchas menos líneas para hacerlo. Tendré que revisar mi capacidad de síntesis. Estoy convencido de que en Tandem sois auténticos expertos en la elaboración de prototipos, especialmente en el caso de productos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar