lunes, 14 de julio de 2014

Cómo mejorar la creatividad de tu equipo

La creatividad está adquiriendo cada vez más importancia. Una muestra de ello es la proliferación de libros y artículos que abordan esta temática, así como la oferta creciente de cursos y talleres sobre creatividad. No sólo es clave para generar ideas que sean la semilla de productos o servicios innovadores, sino que puede ser utilizada para resolver un amplio abanico de problemas cotidianos. Sea cual sea su fin, disponer de personas creativas, y utilizar esa creatividad, puede convertirse en una ventaja competitiva nada despreciable.

Ante esta realidad, las empresas tienen dos opciones. Pueden centrarse en  seleccionar y contratar a personas que hayan demostrado su talento creativo, o pueden por el contrario, convertir a los colaboradores actuales en personas más creativas. Es evidente que ambos enfoques son complementarios. Para obtener resultados positivos de la segunda iniciativa, es importante formar a las personas en el manejo de técnicas creativas, y crear un clima que fomente la creatividad. 


1. Elementos básicos de la creatividad

La creatividad nos permite resolver problemas a través de la generación de nuevas ideas. Se trata sin duda de una habilidad fundamental en un entorno que plantea constantemente nuevas situaciones. De ahí la relevancia creciente que el término está adquiriendo dentro del mundo empresarial. Un ámbito en el que hasta recientemente no ha sido ni excesivamente valorada ni fomentada. 

Sin embargo, las cosas están cambiado. En esta era de cambios constantes, la necesidad de dar respuesta a nuevas situaciones de manera continuada, es cada vez más aceptada por las empresas, lo cual implica un interés creciente por el desarrollo de la creatividad, al ser esta uno de los elementos básicos de la innovación. Diversos académicos entre los que destaca Teresa Amabile, profesora de Harvard, aseguran que la creatividad surge en la intersección de tres aspectos: motivación, nivel cognitivo y estilo cognitivo.
  • Motivación: existen ciertas tareas que pueden ser realizadas sin grandes niveles de motivación, pero es evidente que para crear e idear se precisa una fuerte voluntad de hacerlo, de ahí la importancia de lograr niveles altos de motivación.
  • Nivel cognitivo: con este término se hace referencia a la capacidad mental, tanto al conocimiento y experiencia que una persona posee en la actualidad, como al potencial para incorporar nuevo conocimiento. 
  • Estilo cognitivo: se trata del modo en que el cerebro de cada persona percibe y se enfrenta a los nuevos problemas. Todos tenemos la capacidad de resolver problemas, pero el modo de hacerlo es distinto. 

Todos tenemos la capacidad de ser creativos, pero al igual que sucede con otras capacidades es importante entrenarla para lograr un mayor nivel de destreza. Por lo tanto, una vez nos hemos asegurado de disponer de un equipo con la motivación, el conocimiento y los estilos cognitivos adecuados,  es el momento de utilizar técnicas creativas que sirvan como vehículo de canalización de la creatividad. Un paso previo es formar a las personas para que sean capaces de utilizar las técnicas más apropiadas a cada situación, y a su personalidad.

2. Técnicas de creatividad

Existen muchas maneras de clasificar las técnicas de creatividad, una de las que a mi modo de ver es más útil es la que divide las diferentes técnicas en tres categorías:
  • Técnicas que preservan el paradigma actual: no se introducen ni nuevos elementos ni nuevas relaciones entre los elementos
  • Técnicas que amplían el paradigma actual: o bien se introducen nuevos elementos o bien se generan nuevas relaciones entre ellos. En otras palabras, se estira el espacio del problema para que puedan generarse nuevas soluciones.
  • Técnicas que modifican el paradigma actual: en este caso se introducen tanto nuevos elementos como nuevas relaciones.
2.1. Técnicas que preservan el paradigma actual

Existen diferentes tipos de técnicas que caen dentro de esta categoría, entre las más conocidas cabe destacar el “brainstorming" y el “brainwriting". Este tipo de técnicas no fomentan que los participantes abandonen su lógica dominante, y por lo tanto no se suelen generar ideas que desafíen el status quo (paradigma actual). Esto se debe a que utilizan la asociación libre. Es decir, no fuerzan a los participantes a utilizar su imaginación para desarrollar ideas, aunque algunos sean capaces de hacerlo. 

2.2. Técnicas que amplían el paradigma actual

Este tipo de técnicas usan estímulos no relacionados con el  reto creativo, y la asociación forzada de esos estímulos. Obligan a los participantes a ver el problema desde otras perspectivas, tomar distancia y regresar al reto creativo original con nuevas ideas. Algunos ejemplos de técnicas que pertenecen a esta categoría son la estimulación mediante objetos, o la utilización de metáforas y analogías. 

2.3 Técnicas que modifican el paradigma actual

Las técnicas que forman esta categoría ayudan a los participantes a cuestionar el status quo y a abordar los problemas desde diferentes ángulos. Un modo de lograrlo es aprender a pensar visualmente, en lugar de hacerlo mediante palabras y números, por eso para expresar las ideas los participantes pueden verse obligados a bailar, cantar, y dibujar. Motivo por el cual, pueden crear cierta incomodidad en personas no habituadas a ellas.


3. Clima para fomentar la creatividad

Una vez las personas se han formado en las diferentes técnicas creativas, es fundamental que estas sean utilizadas de manera habitual, para lo cual debe crearse un clima que fomente la creatividad. Demasiado  a menudo los directivos solicitan creatividad de sus empleados, pero no crean las circunstancias adecuadas para que esta pueda desarrollarse. Las siguientes acciones pueden ayudarles a crear un clima verdaderamente creativo:
  • Crear equipos con perfiles diversos para resolver retos creativos
  • Implantar sistemas que favorezcan las contribuciones de tantas personas como sea posible.
  • Fomentar que las personas contribuyan abiertamente con sus ideas. 
  • Dar “feedback” a los colaboradores acerca de sus ideas.
  • Reservar tiempo para la creatividad.
  • Permitir que los colaboradores prueben nuevos modos de hacer las cosas.
  • Crear un entorno que no se base en el control y el castigo.
  • Estimular a los colaboradores a que se relacionen con equipos de trabajo distintos a los suyos.
  • Establecer objetivos de trabajo realistas.
  • Delegar y empoderar a los colaboradores.
  • Demostrar confianza y respeto hacia los colaboradores.
  • Permitir que los colaboradores propongan retos creativos y formen parte de la toma de decisiones.
4. Concluyendo

Ante la necesidad creciente de fomentar la creatividad, las empresas, además de contratar a personas creativas, pueden mejorar las creatividad de sus miembros. Para lograrlo es clave formar a las personas en la utilización de técnicas creativas (además de en otras habilidades como la comunicación, el liderazgo, el trabajo en equipo, etc). Sin embargo, eso por si sólo no garantiza que vaya a haber una aplicación de esas herramientas, y por lo tanto un retorno para la empresa.

Para que los colaboradores puedan utilizar su potencial creativo, y exteriorizarlo mediante las técnicas creativas aprendidas, es fundamental que estas formen parte de su trabajo cotidiano y se apliquen a diferentes problemáticas, aunque no estén relacionadas con la creación de soluciones innovadoras. Es decir, debemos asegurarnos de que aquellas personas que han sido formadas en técnicas creativas, tengan la oportunidad de utilizarlas. 

Por último, no debe olvidarse que es vital ofrecer entornos que estimulen la creatividad, y busquen convertirla en un puntal de la competitividad de la empresa. Eso implica, entre otras cosas, ofrecer un entorno en el que las personas se sientan seguras para contribuir con sus ideas, y perciban que sus contribuciones además de bien recibidas, se transforman en realidades. No es necesario tener grandes ideas, una multitud de pequeñas ideas puede ser la diferencia entre la excelencia y la mediocridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada