lunes, 5 de septiembre de 2011

4 estrategias para innovar

Una vez pasado el periodo de vacaciones vuelvo a reencontrarme con mi blog. Este primer post del nuevo curso, va a estar dedicado a cuatro estrategias genéricas que pueden ayudarnos a la hora de innovar, y tal vez a entender los motivos que llevan a ciertas compañías a actuar tal y como lo hacen.

La primera de estas estrategias es especialmente indicada para start-ups o pequeñas empresas que operen en mercados en los cuales los líderes compitan a través de dimensiones similares. En esencia se trata de hacer las cosas de un modo diferente a como las hacen los líderes y la mayoría de empresas de la industria. La clave está en explorar nuevas dimensiones que no hayan sido incorporadas por ninguna organización, y hacer de ellas el punto central de la nueva propuesta de valor.

Se trata de cuestionar aquellos elementos que se han convertido en dogma dentro de una industria. Esto es justamente lo que hicieron en su momento compañías como Dell o Nintendo. Mientras los fabricantes de ordenadores competían a partir de aspectos tecnológicos y funcionales, Dell decidió hacer de la conveniencia y la personalización los ejes centrales de su propuesta de valor. Fabricando ordenadores que fuesen técnicamente aceptables, pero que eran entregados en casa del cliente y con las especificaciones técnicas que estos deseaban.

También la famosa consola Wii decidió tomar un camino diferente al de sus competidores, y en lugar de diseñar su estrategia basándose en la calidad y el realismo de los gráficos, lo que era supuestamente una condición indispensable en la industria, decidió cambiar su "target group" y en vez de dirigirse a los fanáticos de los video juegos, se centró en un segmento mucho más amplio, que buscaba compartir momentos de diversión con familiares y amigos. El éxito que tuvo en su momento la consola Wii y su mando con sensor de movimiento es por todos conocido.

La segunda estrategia de innovación intenta integrar conceptos que en principio pueden parecer antagónicos. Algunas técnicas de creatividad se basan precisamente en esta idea. A priori parece imposible ofrecer un buen nivel de servicio a bajo coste, pero  esto es lo que hace por ejemplo Amazon. También suena complicado el hecho de ofrecer moda a un precio bajo, sin embargo Zara nos ha demostrado que es posible hacerlo.

En ambos casos es evidente que el como, es decir las actividades que realizan estas empresas para ofrecer sus productos o servicios son el elemento fundamental para poder integrar dos conceptos en principio incompatibles. Tanto Amazon como Zara son empresas famosas por sus procesos internos, y es gracias a estos procesos que han sido capaces de conjugar conceptos tan dispares, logrando una propuesta de valor absolutamente atractiva para grandes segmentos de mercado.

La siguiente estrategia se centra en elegir  una dimensión concreta, que será el eje del posicionamiento de la empresa,  y una vez tomada esa decisión, trabajar todos los aspectos que hagan posible llevarla al extremo. Para ello se debe tener un control completo sobre las capacidades y recursos básicos.

Si pensamos en una línea aérea "low-cost", es evidente que Ryanair ocupa ese lugar en nuestras mentes. Todas las decisiones que toman los directivos de esta compañía están encaminadas a llevar ese concepto al extremo. Del mismo modo Whole Foods, cadena norteamericana de supermercados centrada en productos naturales, lleva al extremo el concepto de alimentos orgánicos.

La cuarta y última de las estrategias, se asocia a traspasar los límites de una industria hasta lograr una transformación profunda. Se trata por lo tanto de modificar lo existente de manera sustancial. Esta estrategia puede estar relacionada con productos tecnológicos, pero es también posible aplicarla a servicios o productos que no sean epecíficamente tecnológicos.

Apple transformó la industria de los mp3, al crear itunes y permitir las descargas legales, mejorando la conveniencia a un precio asequible. Blackberry nos permitió hacer muchas más cosas con nuestros dispositivos móviles, además de mantener conversaciones y enviar mensajes, posibilitó por ejemplo que pudiésemos recibir y mandar emails desde fuera de nuestras oficinas. Un ejemplo para nada tecnológico, fue la aparición de una banca ética, como puede ser la idea del Grameen Bank, cuya finalidad es ofrecer microcréditos a personas que viven en la pobreza y que ofrecen pocas garantías de pago. Esto trasciende la idea que tenemos del negocio bancario.

En resumen cuando decidamos que queremos redefinir nuestra propuesta de valor, o estemos pensando en emprender un nuevo negocio, estos cuatro enfoques pueden ser un punto de referencia para decidir si deseamos hacer las cosas de un modo diferente a como se hacen actualmente, si queremos combinar conceptos deseables por los clientes pero a priori incompatibles, si preferimos llevar una dimensión al extremo y tener un posicionamiento muy claro en las mentes de nuestro público objetivo, o si por el contrario lo que pretendemos es traspasar los límites de la industria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada